Quemar libros solo mola si son de Lucía Etxebarría


Si me dicen que un fanático cura redneck de un pueblo perdido de la américa más profunda quiere ponerse a quemar coranes, en lo primero que pienso es en “Ay la mierda la Soleee, que te pego con el meshero”. Porque seamos serios, eso no es una noticia, es un reportaje de Javier Cárdenas.

Pero resulta que se trata de una noticia con la que se abren telediarios a lo largo del mundo y que ha hecho hablar sobre ello al presidente de los Estados Unidos, lo cual da que pensar, ya que estoy convencido de que si le das una patada a una piedra en cualquier pueblo de la américa profunda te aparecerá un chiflado dispuesto a correrse en público sobre el corán.

Entonces, ¿Qué hace diferente a este chiflado de nuestro Ghandi porno particular Dinio?, los periodistas. A estas alturas ya debería estar acostumbrado a la desproporción que existe entre la cobertura que dan los medios y lo que realmente representa una noticia. Pero esto, esto es ya el paroxismo, una noticia que no habría salido ni en la hoja parroquial de su comunidad se utiliza para provocar manifestaciones y mal rollo por todo el planeta, ¿Globalización?, ¿Intereses?, diría que más bien lo último unido a la cada vez más ausente falta de criterio, objetividad, imparcialidad y profesionalidad de los periodistas.

Al final, se haga o no se haga la hoguera de San Juan lo realmente chungo es que en pleno siglo XXI nos encontremos rodeados de tarados supersticiosos que creen que su dios la tiene más grande que el dios de los demás. Y es que en el fondo todos los problemas religiosos se reducen a eso, al menos de cara a la galería, porque todos sabemos que las preocupaciones de las religiones son más bien materiales e indistinguibles de las de una compañía petrolífera.

2 comentarios:

polilla dijo...

cierto.... como a todos los charlatanes del mundo les den el mismo eco mediático, podemos echarnos a temblar....

Anónimo dijo...

Tienes toda la razón. Voy a entamar yo una fogata en mi barrio, saldré en las noticias??????????, hablara de mí el presidente del gobierno???????, vendrá un subnormal árabe a quemarme vivo???????...